Mientras los Q van por el municipio paralelo, los K le abren las puertas a Juntos por La Rioja

Cada acción tiene una reacción. En la política también. Parte del gobierno de Ricardo Quintela está con el “Modo Municipalidad” y por eso,proyecta las “Microciudades”. Algo así como un municipio paralelo.

Lo sustenta por las políticas que se deben llevar adelante por la pandemia, por lo cual uno de los puntos es permitir el rápido acceso a los servicios del Estado y la descentralización del esquema comercial y productivo que evitará la innecesaria circulación.

El gobierno dice que el propio gobernador Ricardo Quintela encomendó al secretario General la Gobernación, Armando Molina, el plan “Microciudades”, que “significa curar en lo micro y sanar en lo macro, porque permitirá al Estado y la sociedad en su conjunto, a estar preparados para afrontar cualquier caso de principio epidémico o pandemia futura”.

La Casa de Gobierno sostiene que “la presencia del coronavirus y el aislamiento social obligatorio preventivo, nos obligan a pensar no sólo en la salida paulatina de la llamada cuarentena, sino en la manera que afrontaremos situaciones similares a largo plazo”.

Sin embargo, el armado de un municipio paralelo en la Capital tiene un significado político, ya que la provincia está con una relación fría con el gobierno nacional.

El presidente Alberto Fernández hizo partícipe de la jefa comunal de Juntos por La Rioja, Inés Brizuela y Doria, de una videoconferencia el mismo sábado que Quintela advertía sobre el no envío de recursos desde la Nación.

Fue una respuesta política al reclamo insistente de más fondos en plena pandemia, ya que fue una sucesión de entrevistas porteñas en ese sentido y luego no hubo más notas a los medios de Buenos Aires.

Brizuela y Doria, a raíz del gesto presidencial y además del envío de dos cuotas presupuestadas para el financiamiento municipal, firmó una solicitada en apoyo a la renegociación de la deuda externa, como lo había hecho Quintela.

Máximo Kirchner, diputado nacional y el virtual jefe de Gabinete de la Casa Rosada, encabeza el armado político en todo el país, con el fin de fortalecer el proyecto político que integra Alberto Fernández y lidera la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Con bajo perfil está Teresita Luna, que fue integrante de la mesa política del kirchnerismo cuando fue senadora, y luego se alejó. Hoy recompuso la relación, especialmente con el equipo de trabajo del hijo de Cristina.

Esas acciones políticas han llegado a oído del gobierno de La Rioja y por este motivo, un sector del quintelismo avanza con un municipio paralelo por la pandemia, mientras que el kirchnerismo mima a la Municipalidad que administra Juntos por La Rioja como para contrarrestar lo otro. Es decir, si hay municipio paralelo, pero existir un gobierno provincial paralelo.