De la huerta orgánica y el mercado popular a mejorar la calidad de vida

Este viernes se acentuó más la visión de gobernar la provincia dentro de la administración quintelista.

Mientras que el quintelismo puro está sonámbulo (ya que piensa que todavía está en la Municipalidad), otros funcionarios con más años en la gestión provincial tratan de que se marque una impronta por arriba de la pandemia.

El ministro de Vivienda, Ariel Puy Soria, trata de salir de la chatura impuesta en la Casa de Gobierno para generar expectativas en la sociedad con la entrega de unas viviendas en Ulapes, la tierra de Rodolfo Flores.

En la Capital, el mismo gobierno provincial sale a competirle a los privados con el Mercado Popular en la peor crisis económica y sanitaria de la historia mundial.

Sin costo económico, ya que es dinero del Estado, la Secretaría de Economía Popular conformó una cadena de “supermercados” para contrarrestar las ventas en los destruidos comercios riojanos.

Y no solo eso sino también que con la pandemia surge la “idea” de las huertas orgánicas en el predio del hospital Enrique Vera Barros.

El Ministerio de Salud explicó que desde el nosocomio se abastecerá de alimentos para la cocina riojana, aunque el sistema sanitario esté complicado.