El quintelismo vuelve a la carga en la construcción poder político propio

Tras cinco meses en la Casa de Gobierno, el quintelismo pone en agenda el armado político de cara a los comicios electorales del año entrante.

Ramón Vera, titular de AJALaR, recibe todos los días dirigentes del interior que están dispuestos a competir contra los proyectos de los intendentes departamentales. Los ejemplos surgen en Castro Barros y Sanagasta.

A pocas cuadras, Armando Molina, secretario general de la Gobernación, hace lo propio con aquellos que están en funciones. Es el caso del intendente de Lamadrid, Luis Orquera, que también pasó por el despacho de Gabriela Pedrali, de la mesa chica del quintelismo.

El gobernador Ricardo Quintela está en la Gobernación con los votos prestados del interior, a través del trabajo de los intendentes y diputados justicialistas.

El departamento Capital es un problema para el oficialismo que la muestra a Teresita Madera, diputada provincial, como el rostro quintelista, aunque el gobernador seduce a la jefa comunal de Juntos por La Rioja, Inés Brizuela y Doria.

La Legislatura tiene la mayoría de sus integrantes que le responden al mandatario provincial, como lo habían hecho con Ángel Maza, Luis Beder Herrera y Sergio Casas respectivamente.

La caja tiene un aroma que convence hasta los más críticos del peronismo. Sin embargo, es una puesta en escena, ya que el quintelismo no tiene bancas genuinas para llegar al 2023.

La Liga de los Llanos más uno había sido un modo de expresarse desde el sur provincial. Muchos habían trabajado para que Florencia López, hoy vicegobernadora, sea la candidata a gobernadora por el peronismo. Eso no pasó y quedó Quintela por decisión de Casas. Se había armado el Grupo Talampaya.

El quintelismo conoce muy bien que desde el Ministerio de Hacienda se puede destruir cualquier armado, como esa liga que vendía Fernando Rejal, ministro de Producción, un chileciteño cada vez más lejos del manejo político en el gobierno.

Ante ello, los referentes puros pretenden no solo tener poder económico sino también político, algo pendiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s