No me dejen afuera, la bomba de tiempo en el peronismo riojano

El quintelismo hace algo lógico que es la construcción de poder propio. Mandó al freezer a todos los intermediarios y ahora son ellos los que hablan directamente con los intendentes, diputados y hasta opositores. Así pasa con las figuras políticas que no tienen un sueldo en el Estado.

Borró de cualquier negociación política a los chileciteños Fernando Rejal y Ariel Puy Soria, creadores del bloque de Chilecito, y los dejó solo con funciones institucionales.

Hoy Rejal es solo ministro de Producción en el sello o la tarjeta, ya que el hombre fuerte del área es Ernesto Pérez. Algo similar pasa con Puy Soria, ya que el plan nacional de viviendas anunciado por el presidente Alberto Fernández quedaría en la órbita de Gabriela Pedrali (todo o una parte).

Luis Beder Herrera, oculto en su casa, tampoco tiene intermediario a la hora de hablar con la Residencia Oficial, Ya no hay legisladores, ex funcionarios o jefes comunales en el medio. El ex gobernador podría volver a la Casa de Todos, sede del PJ.

Junto a Beder Herrera están afuera de los asalariados quintelistas el ex vicegobernador Néstor Bosetti y el ex intendente capitalino, Alberto Paredes Urquiza, entre otros.

Todos han sido pilares de la cooperativa peronista que ostenta el poder en La Rioja desde el regreso de la democracia de la mano del ex gobernador y actual senador Carlos Menem. También está sin sueldo el ex gobernador Ángel Maza, que primero se acercó al nuevo gobierno y luego bajó el entusiasmo.

El quintelismo avanza a pasos agigantados para que Quintela sea respetado políticamente e institucionalmente, pero deja en la vera del camino a hombres fuertes del peronismo.

No hay que olvidar que Puy Soria es un excelente dibujante de travesuras políticas y además fue el hombre que venció a la agrupación casista Talampaya para que Florencia López no sea la bendecida de Casas.

En ese tire y afloje aparece Teresita Madera que hace lo imposible para ser la vicegobernadora virtual, una especie de Adriana Olima en la época de Sergio Casas, en cada actividad institucional de Quintela.

A Madera se le pasan los días para pensar en su reelección en la Legislatura y sin caja del Estado, no hay 2021.

Lo sufre también Florencia López, que debe aceptar ciertas cuestiones para no complicar el municipio de Arauco que administra su hermana.

Así sucede en cada despacho, repartición y pasillo, ya que el quintelismo sueña con quedarse con todo. Armando Molina dice que no le gusta ser candidato a intendente, pero hace todo lo contrario, a pesar que Quintela reflotó la alianza Fuerza Cívica Riojana con Inés Brizuela y Doria de Juntos por La Rioja. Parece que fue ayer cuando apostaban por el Famatina no se toca.

Hoy el no me dejen afuera (como las fotografías de la reinauguración del centro vecinal del barrio 20 de mayo), es una bomba de tiempo en el peronismo. Esperemos que cuando explote no afecte a 360 mil riojanos que habitan la provincia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s