Quintela endulza los oídos: Intereses usureros, reelección indefinida y justicia para pocos; solo habla de otros

Tras los duros golpes mediáticos porteños, Ricardo Quintela trata de hablar, a través de acciones políticas o de gobierno. Busca generar una agenda de temas para olvidarse de sus propios errores políticos, ya que la sociedad no sabe con qué se come las supuestas Fake News.

El gobernador quiere que el Banco Rioja destroce los intereses usureros de las entidades financieras que lo sufren los empleados estatales. Considera que será mejor que un aumento salarial, ya que el Banco negociará la deuda de los trabajadores públicos.

Quintela también apunta que desaparezcan los códigos de descuentos, esos mismos aprobados por el peronismo gobernante desde 1983.

El mandatario necesita congraciarse con los capitalinos, ya que el año que viene hay elecciones legislativas. Sin 2021 no hay 2023 más allá que haya sido un discurso de campaña, como lo dijo uno de los voceros de la iniciativa, Oscar Chamía, hermano político de Miguel Ángel Asís.

No se queda allí sino se mete en la vida de cada uno de los departamentos. El interior lo depositó en la Gobernación, ya que la Capital le dio la espalda.

El gobernador pretende aniquilar la reelección indefinida de los diputados provinciales y concejales departamentales. Así se terminará la tradición familiar o el juego de socios políticos para quedarse con el poder territorial.

Eso si, no habla de los familiares en cargos en el Gobierno, ya que sería un bumeran para sus iniciativas políticas.

Con la caja Quintela va por esos objetivos, que deben ser aprobados por los propios legisladores provinciales, a quienes le cortaran un privilegio político.

Y además es idea del ex intendente y actual gobernador que se reformulen los departamentos, ya que hay pequeños municipios con grandes gastos.

No es oficial, pero algunas municipalidades se podrían transformar en delegaciones. Fallece así todo el poder político local.

Y sigue el gobernador entonado con el silencio del peronismo, que hoy quedó a tiro de un decreto. Va por la reforma judicial que es una necesidad social y deja un mensaje encubierto: para que haya justicia para todos.

Entrar al Poder Judicial es encontrarse con familias enquistadas en las oficinas desde hace años.

Desde la Residencia Oficial, el gobernador usa un lenguaje dulce para los oídos, ya que las tarjetas de crédito no solamente matan los bolsillos estatales sino también de los privados.

Y deja en segundo plano un incremento de haberes en épocas de pandemia, ya que todos los días la situación sanitaria no puede tapar el aumento de precios y especialmente, la devaluación de la moneda nacional.

Y pone acento en las familias que viven del Estado. Dentro de su gobierno hay integrantes de familias peronistas y radicales a la misma vez, lo que demuestra que se vive a pleno la democracia.

Otras que vienen desde la Gobernación de Carlos Menem con cargos públicos y se cambian de camiseta sin que les quede una marca en el cuerpo.

Eso sería un avance en los tiempos que corren, aunque será una dura lucha interna, en caso que el peronismo se despierte de su larga siesta.

Para terminar todo en el Poder Judicial que ha sido funcional a los gobiernos de turno. Hasta el propio Quintela lo sufrió cuando fue jefe comunal y estaba enfrentado a Ángel Maza y Luis Beder Herrera. Otro paso importante se produciría, aunque pisaría callos en el mismísimo justicialismo.

Bienvenidos a la mejor música para los oídos, ahora resta saber si tendrá orquesta para interpretar las melodías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s