Con la flexibilización de la cuarentena, la culpa solo será de quien gobierna

Desde este martes, la capital riojana cambiará de Modo, ya que se habilitará por la mañana la apertura de los comercios y por la tarde lo podrán hacer por delivery.

Es la antesala de la salida de la extensa cuarentena por el coronavirus que le sirvió al Gobierno de La Rioja de escudarse y acusar a otros de sus propias malas decisiones.

A mitad de año, La Rioja podría encontrarla con una vida normal, aunque la realidad nos dirá que no estamos bien. El coronavirus llegó para quedarse en la Argentina y en el mundo, y hasta que no salga una vacuna estará siempre, como ha pasado con otras pestes.

Entre junio y julio ya no alcanzará con que los empleados públicas sigan en sus hogares o no haya clases, ya que la misma inercia llevará a instalar otros temas que fueron tapados por la pandemia.

La Rioja está estancada desde hace años y todos los días se suma un pequeño problema que se acopla a otros.

Ya no solo alcanza con cobrar un salario del Estado, ya que la demanda es más amplia, como un incremento salarial que debe salir de la cuenta única del Gobierno, que está desde la época de Ángel Maza y Luis Beder Herrera, y hasta fue usada por Sergio Casas.

La ilusión de todo gobierno riojano es que la Nación los escuche en sus reclamos, como los fondos y hasta obras. Hoy solo está la ilusión que llegue un reciente plan de viviendas lanzado por el presidente Alberto Fernández, aunque antes recorrerá las principales provincias.

El Gobierno de La Rioja puso en la agenda política una reforma constitucional por los mandatos de los legisladores y concejales, como la reformulación de los departamentos. Los lleva a todos en el peronismo ha discutir eso, ya que en ese punto está el futuro de muchos. Así toma envión para salir de la cuarentena, que solo ha sido la entrega de ayudas y no se visualiza un plan Post Pandemia, salvo las ideas de Ariel Puy Soria desde su ministerio.

Intendentes, diputados y funcionarios se pelean, mientras que el gobernador Ricardo Quintela quiere estatizar la deuda privada de los estatales. Lo hará -según dijo- por el Banco Rioja, que es el mismo de las tasas de interés del 100%. Pone acento allí, ya que populariza su discurso rumbo a las legislativas del año que viene.

Por detrás estarán todos aquellos que quieran seguir en la Cámara de Diputados y los que busquen ingresar por el pensamiento quintelista.

En base a un presupuesto provincial de $60.000 millones, el Gobierno de La Rioja espera todos los días la llegada de la coparticipación federal y los recursos extras por el COVID-19 para rearmar fuerzas por el segundo semestre.

En los primeros cinco meses, la Casa de Gobierno tuvo mucho desgaste por sus propios errores, hasta algunos furcios, pero día que pase se acrecentará los pedidos hacia quien gobierna, ya que las Fake News serán una anécdota y no llenará los estómagos que la culpa es de una radio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s