¿A dónde está la plata, muchachos?

En una provincia que desde julio del año pasado no anuncia un incremento salarial y desde marzo de este año tiene toda la administración pública parada surge una pregunta: ¿A dónde esta la plata, muchachos?.

El Gobierno de La Rioja se encamina a un agosto con el ingreso de $4.000 millones por coparticipación federal que se produce en plena pandemia en la Argentina.

Todos los meses, la administración de Ricardo Quintela debe reunir $1.700 millones para pagar los salarios de los empleados estatales, todo lo demás es para gastos corrientes.

Le queda limpio los recursos extracoparticipables que fueron actualizados de $4.000 millones a $7.100 millones anuales (que se dio hace unos días nada más), los fondos que recauda por impuestos provinciales (rondan entre $250 millones y $300 millones desde rentas) más los planes financieros especiales creados por el presidente Alberto Fernández por el COVID-19.

En relación a la crisis sanitaria, el Ministerio de Salud de la Nación envió toneladas de insumos, a través de camiones del Ejército que fueron recibido por las propias autoridades gubernamentales locales. De esa forma, compensó aún más los gastos riojanos para comprar elementos destinados a los hospitales.

A raíz de la presencia de Judit Díaz Bazán, una de las manos derecha del ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, el Gobierno de La Rioja blanqueó una serie de gastos en el ámbito de la salud, pero el total no mueve la aguja de los fondos nacionales que han llegado hasta agosto a La Rioja.

Allí se informa sobre los recursos provinciales para el refuncionamiento del hospital Virgen de Fámatina que fue construido e inaugurado por el ex rector de la Universidad Nacional de La Rioja, Enrique Tello Roldán.

El 19 de marzo de este año, el Gobierno informó: A través del Ministerio de Salud, se ratificó lo dispuesto por el Gobierno provincial en pos de favorecer la prestación de servicios por parte del Hospital Escuela y de Clínicas “Virgen María de Fátima”. “Es una ayuda excepcional de 5 millones de pesos que hoy se está concretando. El objetivo es acondicionar fuertemente las instalaciones del hospital universitario”, comentó al respecto el responsable de la cartera sanitaria, Juan Carlos Vergara.

Ese mismo día, el rector de la Casa de Altos Estudios, Fabián Calderón, manifestó la importancia de recibir fondos para mejorar las condiciones sanitarias del Hospital universitario. “Esto nos va a permitir poner a disposición cuarenta y ocho (48) camas más, y diez (10) más de terapia intensiva; sumándole, un trabajo que venimos realizando en la parte del laboratorio con profesionales de nuestro hospital y de salud pública de la provincia”, especificó. Luego, aseguró que “este es el modo de entender estas urgencias y emergencias, un trabajo conjunto entre la Provincia, la Universidad y la Nación, y también con distintos actores y profesionales que tenemos en la UNLaR”.

Este jueves, el Gobierno mostró a un grupo de periodistas el interior del hospital COVID. Se trata de una carpa en el hospital Enrique Vera Barros.

En declaraciones a radio Provincia, el médico Rafael Fernández comentó que es un área que está libre de virus, en la que hay 25 camas preparadas para cuando sature el sistema en el Vera Barros, “se trasladará aquí a los pacientes leves”, dijo.

“Tenemos este lugar preparado con otras habitaciones también, para pacientes con síntomas leves o que no necesiten oxígeno. La carpa tiene capacidad de respuestas, tiene 170 canas y tenemos 20 camas ocupadas con pacientes con otras patologías”, agregó el médico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s