Si hoy hay conflictos, el problema será cuando se levante la cuarentena

El gobierno se fue cerrando, hasta el punto que solo hablan entre ellos. Hasta el plan “Pasar el bordito” les fracasó, ya que hay un descontento social que se manifiesta en cada uno de los ámbitos de la provincia.

Hoy el gremio de la construcción de la UOCRA fue escenario de una concurrencia impresionante por el pago de subsidios otorgados por la Casa de Gobierno.

Un millar de trabajadores se llegaron a la sede para tratar de cobrar cuando el gobierno había lanzado una campaña contra las manifestaciones.

Todo se dio ante el anuncio del pago de $7 mil para los trabajadores. “Se decidió que se van a anotar a todas las personas y luego se los convocará para efectuar el pago”, contó la policía.

El gobierno temía además que la propia policía saliera a la calle, como lo hizo el viernes a la madrugada. Por eso, aceleró las conversaciones para bajar la espuma del conflicto que va más allá: todos los empleados públicos reclaman incrementos salariales.

Los que si salieron a las calles fueron los choferes de los colectivos, ya que las palabras se las lleva el viento.

Han sido solo promesas y los días pasan frente a sus necesidades. Allí estaban los empleados de la empresa San Francisco, que el gobierno dispuso que sea reemplazada por la estatal Rioja Bus SAU, como así también otros choferes se plegaron.

“Vamos a ir a Casa de Gobierno, para ver si nos pueden atender, porque no nos llamaron como habían prometido. Esto ya es insostenible, la idea es tener hoy una solución positiva a nuestros reclamos”, manifestó el delegado Eduardo Perazzo, quien advirtió que “si no nos atienden, vamos a ir a la Residencia”.

En el hospital se volcaron a las calles los que son identificados como precarizados. Son trabajadores que cumplen las mismas funciones que todos, pero están en negro. Es una situación crítica que viven cuando el rebrote del COVID-19 afecta a todos.

Rolando Agüero, secretario general de APROSLAR, advirtió que “los trabajadores precarizados quieren hacer una renuncia masiva, porque ya no tienen nada que perder” y remarcó que esos trabajadores están en todos los sectores de la salud pública. “Son más de 2000 en total y en el Vera Barros son más de 300”, detalló.

“Duele mucho que no tengan un reconocimiento”, lamentó y señaló que “están dispuestos a tomar medidas más extremas, como levantar una carpa o encadenarse”.

Agüero criticó que desde el gobierno no concretaron ningún llamado a reunión, más allá de rumores. “Por ahora no nos dicen cuándo será la reunión. La diputada Teresita Madera nos llamó y dijo que va a estar presente en esa reunión, pero no sabemos cuándo será”.

“Estamos sin aumento hace un año y la inflación es enorme”, advirtió el secretario general de APROSLAR, quien resaltó que “hasta ahora no hay nada concreto, y el malestar es muy grande”.

Ese panorama se produce cuando La Rioja está en fase 1, es decir todos encerrados por la crisis sanitaria. De esa forma, el malhumor social va por encima del temor de los contagios.

Hoy el gobierno dispuso blindar el centro de la ciudad, como así también la Residencia Oficial, con el fin que no se llegarán las manifestaciones.

Pero todo esto se da cuando está a plena la cuarentena: qué irá pasar cuando se levante. Qué irá a pasar en las calles por las protestas sin fase 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s