Aplaudidores, un nuevo estamento del Estado

El humor social no es el mejor: ni en el ámbito estatal y más aún en el sector privado. Desde marzo, La Rioja está en el Modo Pandemia y en los primeros diez días de setiembre se ha producido un crecimiento importante de casos y muertes por COVID-19 en la provincia.

El gobierno se había encerrado en no brindar incremento salarial, ya que decía que no podía pasar por encima del presidente y luego manifestaba que no tenía plata.

Sin embargo, del día a la noche cambió de parecer y empezó a otorgar mejoras salariales unilaterales, ya que los gremios quedaron pintados al óleo.

Al mejor estilo “sorpresa”, la Residencia Oficial trató de transformarse en cada tarde cuando se va el sol en un lugar para dar buenas noticias, por lo menos salariales. Pero ha ocurrido todo lo contrario.

Ayer el gobernador dejó de lado la paritaria docente, lo más sagrado para el sector gremial de los maestros, con el fin de darles una alegría salarial debido que hoy es su día.

Rodeado de políticos y empleados del gobierno se anunció un aumento de $3 mil por cargo docente y fue un bumeran debido que nadie quedó conforme, salvo los que participaron de la emisión por Facebook.

Así pasó con los trabajadores de la salud y hasta la policía, ya que las mejoras solo llegan hasta diciembre, después solo el gobierno sabrá.

Sorprende la forma de comunicar del gobierno en tiempos que el encierro y la falta de dinero pone de mal humor a todo el mundo.

Ayer fue la muestra acaba que hay dos mundos en La Rioja: la de los aplaudidores y de la comunidad.

Los ideólogos de la comunicación, como ya lo habían hecho en otras dos oportunidades anteriores, llevaron a coordinadores, supervisores y demás para que aplaudieran públicamente la decisión política de otorgar un aumento salarial. Es decir que vivaron un incremento de $100 diarios para los maestros.

Los asesores comunicaciones gubernamentales se olvidaron de la principal pata, que son los docentes, esos que dan clases desde sus hogares con sus propias computadoras e internet, hasta pagan sus servicios públicos, aunque los deben poner a disposición de sus alumnos para que no pierdan el año lectivo.

Con la policía y salud pasó a segundo plano, pero ayer fue evidente la presencia de aplaudidores, que podría encuadrarse como un nuevo estamento del Estado.

En vivo y en directo vivaban a la autoridad de turno como en la edad media y cada uno de esos aplaudidores, o considerados también como actores de reparto, deben enfrentar a los docentes en las escuelas que están disconformes con sus haberes.

Dentro de esto hay cuestiones de fondo para analizar. Uno de ellos es otorgar incrementos en forma unilateral, sin consultar a nadie y además decir que no hay dinero cuando no se transparentan los gastos y más aún cuando hay compras del Estado fuera de lugar.

Otra es comunicar como en épocas pasadas, que además ya lo dijo el filósofo Nicolás “Achín” de la Fuente que “es lo que hay”.

Sería como si te gusta bien sino también, hasta lo acepta el gremio ATP.

Cambió mucho de la crítica del acampe a gobernar y más cuando nadie sabe cómo se usan los dineros públicos. Solo un triunvirato gasta, mientras que los otros deben ser aplaudidores para que recibir “lo que hay”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s