Del acampe en la Residencia a la criminalización de la protesta de PEM

El pasado me condena. Esa podría ser la síntesis cuando se habla de manifestaciones contra el poder de turno en La Rioja. Eso le pasa al actual gobernador y ex intendente de la Capital, Ricardo Quintela, cuando se sorprende sobre la reacción de los trabajadores precarizados del Estado a raíz que salen a la calle.

Quintela fue el protagonista del acampe en la Residencia Oficial por la demanda de más recursos para el municipio y de haber llevado el griterio de la protesta a la casa particular del ex gobernador Luis Beder Herrera.

Y además de haber encabezado demandas públicas en la gestión del ex gobernador Ángel Maza. Eso pasó hace poco y hasta las calles se habían transformado en un basural porque se arrojó residuos.

La historia no oficial dice que Quintela se “sacó” cuando escuchó el jueves pasado a los empleados precarizados municipales PEM en la puerta de la Residencia y le faltaron el respeto.

Hasta afirman que tiró el celular (lo rompió) y le pidió al abogado Miguel Zárate, asesor general de Gobierno, para ir a fondo contra los protestantes, que en su mayoría son empleados en negro que llegaron en su gestión a la Municipalidad y hasta se identifican como militantes quintelistas en los barrios.

Y lo que no es oficial parece que se cumplió porque un juez suplente detuvo a un trabajador municipal precarizado. Lo hizo en forma rápida en plena pandemia y mientras que otras causas duermen en el Poder Judicial.

Así el gobierno criminalizó la protesta de los empleados en negro del Estado con el fin que baje la efervecencia social, aunque hoy son mal pagos como toda la administración pública.

Es como un mensaje para toda la sociedad, ya que quien gobierna dice ser justicialista, el de la justicia social.

Con la detención, el quintelismo rompió su piso electoral, es decir de los sectores más humildes que siempre lo habían apoyado para protestar desde la Municipalidad.

El Gobierno provincial le envió un mensaje al quintelismo de base, es decir entre ellos mismos se hablan, en el marco de una crisis sanitaria y social que nadie sabe cómo va a terminar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s