La Rioja y Santa Cruz siempre estuvieron en el podio en el reparto de fondos en 24 años

Los giros discrecionales a las provincias -los que van por fuera de la coparticipación- son una herramienta con la que la Casa Rosada, en distintos momentos, favorece o castiga a los gobernadores. No hay una regla para repartir esos recursos. Entre 1996 y este año representaron el 86,7% del total de los envíos a provincias. Su mayor participación fue en la gestión de Néstor Kirchner (2004 a 2007) con cerca de 22% del total. El mínimo se dio con Mauricio Macri, entre 2016 y 2019, con 12,1%. Este año significan 13,9% del total.

Los especialistas insisten en que lo aconsejable es que los giros por fuera de la coparticipación deben perder peso para reducir las arbitrariedades en las decisiones de distribución de fondos entre el poder central y los gobernadores.

De un trabajo de Marcelo Capello, Jonás Alvarado y Francisco Santinelli Arenilla, economistas del Ieral de la Fundación Mediterránea, se desprende que La Rioja siempre integró el trío de distritos que más giros discrecionales recibieron en los últimos 25 años, más allá de quién estuviera en la Rosada. En parte se explica por un reclamo pendiente que tiene la provincia por su coeficiente de coparticipación. Santa Cruz también es parte de ese lote.

Durante la administración de Mauricio Macri y en lo que va de Alberto Fernández, Buenos Aires aparece como la provincia más beneficiada. La diferencia es mayor en la actual gestión, ya que recibe recursos automáticos adicionales que antes iban a la Ciudad de Buenos Aires (Caba).

El estudio del Ieral analiza las transferencias discrecionales en valores constantes y compara cuánto recibió cada provincia con relación a lo que le correspondería siguiendo los índices de distribución de la coparticipación.

En el segundo gobierno de Carlos Menem, la diferencia porcentual de las transferencias discrecionales en relación a los coeficientes de las automáticas dejó como ganadoras absolutas a las peronistas La Rioja con 223,5%; Santa Cruz con 160,3% y a Tierra del Fuego (administrada por el Movimiento Popular Fueguino), con una brecha de 47%.

Con Fernando de la Rúa, de nuevo La Rioja recibió 165,9% más que lo que le hubiera correspondido aplicando coeficientes de coparticipación; detrás se ubicaron Neuquén, con 57,7% y Chubut, con 45,6%. Cuando Eduardo Duhalde estuvo en el poder La Pampa, La Rioja y Santa Cruz, con 136,4%, 119,4% y 100,3%, respectivamente, fueron las tres jurisdicciones con más diferencia en relación a lo que hubiesen recibido si se seguían los criterios de giros automáticos.

En la presidencia de Néstor Kirchner, las favorecidas fueron Santa Cruz, que recibió una diferencia porcentual de 229%, mientras que a La Rioja y Chubut les correspondió 95% y 36%, respectivamente. En el primer período presidencial de Cristina Kirchner otra vez Santa Cruz se quedó con el primer puesto (442,1%), atrás quedaron La Rioja (132,9%) y Chaco (35,9%) que en ese momento estaba gobernada por la UCR.

Reparto de fondos: en 24 años, La Rioja y Santa Cruz siempre estuvieron en el podio
Santa Cruz, no sólo durante la gestión de Alicia Kirchner sino que hace 24 años, es favorecida por giros discrecionales.Santa Cruz, no sólo durante la gestión de Alicia Kirchner sino que hace 24 años, es favorecida por giros discrecionales. Fuente: Archivo – Crédito: Silvana Colombo
Gabriela Origlia
7 de diciembre de 2020 • 12:43
CÓRDOBA.- Los giros discrecionales a las provincias -los que van por fuera de la coparticipación- son una herramienta con la que la Casa Rosada, en distintos momentos, favorece o castiga a los gobernadores. No hay una regla para repartir esos recursos. Entre 1996 y este año representaron el 86,7% del total de los envíos a provincias. Su mayor participación fue en la gestión de Néstor Kirchner (2004 a 2007) con cerca de 22% del total. El mínimo se dio con Mauricio Macri, entre 2016 y 2019, con 12,1%. Este año significan 13,9% del total.

Los especialistas insisten en que lo aconsejable es que los giros por fuera de la coparticipación deben perder peso para reducir las arbitrariedades en las decisiones de distribución de fondos entre el poder central y los gobernadores.

De un trabajo de Marcelo Capello, Jonás Alvarado y Francisco Santinelli Arenilla, economistas del Ieral de la Fundación Mediterránea, se desprende que La Rioja siempre integró el trío de distritos que más giros discrecionales recibieron en los últimos 25 años, más allá de quién estuviera en la Rosada. En parte se explica por un reclamo pendiente que tiene la provincia por su coeficiente de coparticipación. Santa Cruz también es parte de ese lote.

Durante la administración de Mauricio Macri y en lo que va de Alberto Fernández, Buenos Aires aparece como la provincia más beneficiada. La diferencia es mayor en la actual gestión, ya que recibe recursos automáticos adicionales que antes iban a la Ciudad de Buenos Aires (Caba).

Diputados: con cambios y el apoyo de los diputados cordobeses, el oficialismo aprobó el recorte de fondos a la Capital
El estudio del Ieral analiza las transferencias discrecionales en valores constantes y compara cuánto recibió cada provincia con relación a lo que le correspondería siguiendo los índices de distribución de la coparticipación.

En el segundo gobierno de Carlos Menem, la diferencia porcentual de las transferencias discrecionales en relación a los coeficientes de las automáticas dejó como ganadoras absolutas a las peronistas La Rioja con 223,5%; Santa Cruz con 160,3% y a Tierra del Fuego (administrada por el Movimiento Popular Fueguino), con una brecha de 47%.

Con Fernando de la Rúa, de nuevo La Rioja recibió 165,9% más que lo que le hubiera correspondido aplicando coeficientes de coparticipación; detrás se ubicaron Neuquén, con 57,7% y Chubut, con 45,6%. Cuando Eduardo Duhalde estuvo en el poder La Pampa, La Rioja y Santa Cruz, con 136,4%, 119,4% y 100,3%, respectivamente, fueron las tres jurisdicciones con más diferencia en relación a lo que hubiesen recibido si se seguían los criterios de giros automáticos.

En la presidencia de Néstor Kirchner, las favorecidas fueron Santa Cruz, que recibió una diferencia porcentual de 229%, mientras que a La Rioja y Chubut les correspondió 95% y 36%, respectivamente. En el primer período presidencial de Cristina Kirchner otra vez Santa Cruz se quedó con el primer puesto (442,1%), atrás quedaron La Rioja (132,9%) y Chaco (35,9%) que en ese momento estaba gobernada por la UCR.

La Rioja (127,9%), Santa Cruz (106,4%) y Chaco (78,4% ya administrada por el PJ) fue el trío que más fondos por fuera de la coparticipación en el segundo mandato de Cristina Kirchner. Con la llegada de Macri a la Rosada, la oficialista Buenos Aires recibió 75,6% más de lo que hubiera obtenido siguiendo coeficientes pautados. A La Rioja (peronista) le correspondió 41,3% y a Neuquén (Movimiento Popular Neuquino), 43,7%. El ascenso de Buenos Aires se explica por la menor participación que arrastraba por el “techo” al Fondo del Conurbano, vigente hasta 2017.

En lo que va del gobierno de Alberto Fernández, la provincia más beneficiada con transferencias discrecionales es Buenos Aires, con una diferencia porcentual del 116%, seguida por La Rioja, con 47%. Estas dos provincias son oficialistas respecto de Nación, diferente al caso de Neuquén, administrada por un partido provincial, el Movimiento Popular Neuquino, que recibe 27,8%.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s