Condenan a tres policías por la muerte de un cadete de la escuela policial de La Rioja

Un instructor de la Escuela de Cadetes de la policía de La Rioja fue condenado hoy a 30 años de prisión, mientras que otras dos instructoras recibieron 7 años de cárcel, tras un juicio por la muerte del cadete Emanuel Garay, quien el 10 de febrero del 2018 falleció por un cuadro de deshidratación en la primera clase de instrucción física, en la que otros siete jóvenes resultaron heridos.

En el mismo fallo, la Cámara Tercera en lo Correccional de la Primera Circunscripción judicial, con asiento en la ciudad capital de La Rioja, absolvió a otros cinco policías que habían llegado a juicio acusados de distintos delitos vinculados a la muerte de Garay.

Los jueces Edith Agüero, José Luis Magaquian y Fernando Romero condenaron al instructor Elio Marcial a la pena de 30 años de prisión, acusado de “homicidio simple y lesiones graves en concurso real y en concurso ideal con los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad”.

Además, condenaron a las instructoras Nadia Bravo y Adriana Rodriguez a 7 años de prisión como coautoras de las “lesiones graves (siete hechos), en concurso real y en concurso ideal con los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad”.

En tanto, absolvieron a los policías Ivana Luna, Marcos Miranday, Dardo Gordillo, Ramón Leguiza y Jorge Leguiza, quienes habían llegado a juicio oral acusados de “incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad, en concurso ideal”.

En sus alegatos, la fiscalía había pedido la pena de prisión perpetua para Gordillo y para ambos Leguiza, pero los jueces determinaron “la nulidad de la acusación fiscal en relación a los hechos, por lo que se ordenó sean puestos en libertad en forma inmediata”.

Garay murió el 10 de febrero de 2018 tras permanecer seis días internado luego del entrenamiento de ingreso a la Escuela y, según los forenses, falleció a raíz de un cuadro de “deshidratación aguda grave e insuficiencia renal” que le provocó una “falla multiorgánica”.

En el mismo episodio, otros siete aspirantes resultaron con distinto tipo de lesiones, que según la querella fueron “torturas” a que fueron sometidos los cadetes en su entrenamiento.

Las denuncias, según los jóvenes y sus familias, aseguraban que los chicos fueron sometidos a ejercicios extremos al rayo del sol con 40 grados de temperatura, y dijeron además que en “el sartén”, como se llama a la cancha de concreto donde eran obligados a estar, la temperatura era mucho más elevada.

El papá de Emanuel, Roque Garay, lamentó el fallo judicial que absolvió a cinco delos acusados.

“Estoy muy mal, es una vida que se ha ido y que no va a volver más, un estudiante que no le hacía mal a nadie y quería progresar en la vida”, dijo el hombre entre sollozos a la radio local Fénix.

“Estuve a las 5 de la mañana en la tumba de mi hijo pidiéndole fortaleza para llegar acá y poder escuchar la sentencia. Nadie me va a devolver a mi hijo, pero hay que aceptar lo que es”, explicó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s